La comunidad agro donde estar
actualizado con contenido audiovisual exclusivo

Cítricos

¿Cuáles son las principales plagas y enfermedades de los cítricos? ¿Qué enfermedades fúngicas en cítricos son las más habituales?¿Qué equipos y técnicas se utilizan para la pulverización de cítricos? ¿Cómo combatir la mosca negra de los cítricos?

Seguir leyendo



Son solo algunas de las preguntas que contestaremos a través de una serie de ponencias y artículos encaminados a resolver todas las dudas que agricultores y técnicos se plantean en el día a día. Y esto es muy importante, ya que los cítricos son uno de los cultivos estrella del sector agroalimentario nacional.

La situación actual de la citricultura en España es algo compleja como consecuencia de los retos marcados por la globalización. Esto implica una fuerte competencia en los mercados internacionales que se añaden a las devastadoras enfermedades que han amenazado en los últimos años a los cultivos de cítricos, como la clorosis variegada o el HLB.

En este contexto se hace fundamental redoblar esfuerzos dentro del sector en la diferenciación en los mercados con productos de mayor valor añadido. Eso si, no hay que dejar de lado el desarrollo de técnicas de cultivo que tengan en cuenta la sostenibilidad de las explotaciones de cítricos, y por supuesto seguir incidiendo en la detección precoz, contención y erradicación de nuevas plagas y enfermedades.

¿Cuál es la situación actual de los cítricos en España?

España tuvo en 2018 (últimos datos disponibles en el MAPAMA) una producción de 7,09 millones de toneladas de cítricos, y 295.331 hectáreas dedicadas a este cultivo, lo que la sitúa en el sexto lugar del mundo. Estos números hacen que España sea el primer exportador en fresco con 3,02 millones de toneladas, siendo Sudáfrica el siguiente con poco más de la mitad.

En la distribución varietal destacan por encima del resto el naranjo y la mandarina, con prácticamente el 85% de la superficie dedicada a cítricos (por encima de 250.000 ha), y el limonero con alrededor de 41.000 ha, 

Si nos referimos a la distribución regional, el 95% de la superficie nacional de cítricos se concentra entre la Comunidad Valenciana, Andalucía y Región de Murcia

Toda esa producción tiene como destino principal la exportación. Principalmente naranja y mandarina, con un 43%, aunque el consumo interior es también muy significativo, ya que supone un 31%, destinándose a la transformación un 17%.

El mercado europeo, con Francia, Alemania y los Países Bajos son los principales destinos de los cítricos españoles, principalmente para su consumo en fresco, por supuesto por detrás de Rusia que es nuestro principal cliente de manera destacada.

El mercado de zumos de naranja en Europa se vislumbra como una interesante alternativa  para la producción de cítricos españoles, dado que es el principal consumidor, tras el gran impacto del HLB en países como Estados Unidos y Brasil que ha mermado de manera significativa la producción internacional.

La situación geográfica estratégica de España y la cada vez mayor demanda de productos saludables y de mayor calidad, abren un mundo de posibilidades a la producción de zumos recién exprimidos y refrigerados.

Plagas y enfermedades en los cítricos. 

Entre las enfermedades de los cítricos de mayor riesgo fitosanitario para los destacan el Huanglongbing (o HLB), la clorosis variegada de los cítricos, el mal seco y la mancha negra.

Huanglongbing o HLB

Actualmente, el HLB, también conocido como ‘enfermedad del dragón amarillo’  o ‘greening’, se ha convertido en una de las principales preocupaciones del sector citrícola de nuestro país, y destaca por encima de todas las enfermedades de los cítricos, siendo la más dañina.

Los efectos sobre el arbolado son devastadores: las raíces se deforman, las frutas caen de las ramas fuera de temporada y se pudren y los árboles mueren lentamente, normalmente de 5-15 años. dependiendo de la variedad y la especie. 

El agente propagador de la enfermedad es un insecto conocido como psílido asiático de los cítricos, que se contagia de la bacteria responsable (Candidatus liberibacter spp. del que se conocen tres especies) cuando se alimenta de árboles enfermos y la expande cuando se pasa a los sanos.

Existen tres especies de esta bacteria: Candidatus Liberibacter asiaticus (presente en Asia y en el Norte y Centro de América y Brasil). Candidatus Liberibacter africanus (presente en África), es sensible a las altas temperaturas, algo que no ocurre en las otras dos especies. En 2004 se detectó en el estado de Sao Paulo (Brasil) una variante de la forma asiática a la cual se le denominó como Candidatus Liberibacter americanus, posteriormente se dispersó por los estados de Minas Gerais y Paraná.

Estas bacterias son transmitidas por insectos vectores, concretamente, dos hemípteros de la familia Psylidae: la psíla asiática Diaphorina citri que transmite tanto el HLB americano como el asiático, y la psila africana Trioza erytreae que es el principal transmisor del HLB africano. La península ibérica no está libre, de hecho fue detectado en el año 2014 en Galicia y ha llegado a extenderse de norte a sur en Portugal, aproximándose a las zonas citrícolas de El Algarve y Andalucía.

Para intentar reducir las poblaciones del vector y contener su expansión se puso en marcha por parte del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, un proyecto aprobado a finales de 2017 para realizar sueltas experimentales de Tamarixia dryi, un parasitoide procedente de Sudáfrica. Se intentaba con este método reducir las poblaciones del vector y contener su expansión.

Recientemente se ha podido detectar la la presencia en Cantabria de psila africana de los cítricos (Trioza erytreae), algo que se ha alertado desde la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Clorosis variegada de los cítricos

La clorosis variegada de los cítricos es una enfermedad causada por Xylella fastidiosa, consistente en una bacteriosis que se transmite por numerosos cicadélidos, y que provoca clorosis foliar, defoliación, decaimiento general de la planta y frutos pequeños no comercializables. 

En Europa el principal vector transmisor de la enfermedada es Philaenus spumarius (Hemiptera: Aphrophoridae), cuyos individuos asimilan la bacteria al absorber la savia de una planta infectada, pasando entonces a ser vectores de la misma.

Mal seco de los cítricos

El “mal seco” de los cítricos es una enfermedad fúngicas vascular que, aunque afecta prácticamente a todos los cítricos, el hospedante principal es el limonero (C. limon), y resultando afectadas solo ocasionalmente las variedades de naranjo, mandarino y pomelo.

En 2016, se aprobó el Plan Nacional de Contingencia de Plenodomus tracheiphilus , en el seno del Comité fitosanitario Nacional, que incluye un Protocolo de Prospecciones para su detección precoz, así como un programa de erradicación que recoge medidas que deben adoptarse en caso de que aparezca.

Mancha negra

La citricarpa es el hongo causante de la mancha negra de los cítricos que afecta a plantas y frutos de cítricos, a todos, pero especialmente a limones y naranjas tardías, y que tiene un importante impacto económico al reducir el valor comercial del producto debido a las lesiones que aparecen en la corteza.

Una vez establecido el hongo, la principal fuente de inóculo son las ascosporas y los conidios, los cuales alcanzan nuevos tejidos (tallos, hojas y frutos), siendo su vía de entrada las heridas presentes en ellos. Su proliferación se ve favorecida por la presencia de temperaturas suaves y humedades relativas altas, típicas en España de algunos meses del año.

Aunque su control inmediato evitando su propagación depende de la implicación del agricultor, por ejemplo adquiriendo material vegetal certificado y colaborando en los planes de prevención y contingencia cuando alguna de las enfermedades sean detectadas, la herramienta más eficiente y sostenible a largo plazo sedide en la obtención de material vegetal tolerante.

Citricultura sostenible

La agricultura en general evoluciona en todos sus ámbitos (legislativo, económico, de mercado, de producción…) hacia la diferenciación, tanto en la comercialización como en la producción en el cultivo de una forma sostenible.

La innovación y sostenibilidad y la apuesta por sistemas de producción rentables a largo plazo desde el punto de vista económico, agronómico y/o medioambientales, es sin duda el camino que debe seguir el sector. Debe orientarse hacia la optimización en el aprovechamiento de los recursos agrícolas, reduciendo el empleo de insumos y los impactos medioambientales.

En la actualidad, el uso de acolchado del suelo con malla negra se presenta como una técnica sostenible muy interesante en citricultura. Este método contribuye con muchas ventajas a la plantación del cultivo al incrementar la temperatura del suelo, ahorrando agua de riego al ser menor la evaporación directa y menor la competencia por ésta de las plantas adventicias, reducir la asfixia radicular del árbol, mejorar aspectos sanitarios del fruto, también su calidad y producción.

Por otro lado, también en el uso de productos fitosanitarios la situación es crítica: las exigencias de las cadenas de supermercados son cada vez mayores, tendiendo a la total durante la fase de producción

La tendencia y las medidas que se vienen adoptando en todos los ámbitos apuntan en la misma dirección, que es la de trabajar en el desarrollo de técnicas de cultivo que permitan alcanzar una citricultura más sostenible.

La situación actual de la citricultura en España está marcada por una elevada competencia de precios, una tendencia a la baja de la exportación, un incremento del consumo interno de fresco y de transformación y la amenaza que supone la llegada de la enfermedad conocida como HLB (Huanglongbing o citrus greening). Esta situación requiere una mejora de la rentabilidad de las explotaciones que garantice su futuro. Para ello, el sector debe dirigirse hacia una citricultura más innovadora y sostenible, que apueste por nuevas variedades y nuevas técnicas de cultivo dirigidas a reducir los costes de producción y la obtención de un producto de calidad.

Destaca en este ámbito el trabajo que desde hace años desarrolla el IFAPA en tierras andaluzas, a través del proyecto “Red de Experimentación y Transferencia en Citricultura de Andalucía” cuyo objetivo es mejorar la competitividad del sector citrícola. Este proyecto se desarrolla en varias líneas de trabajos como material vegetal, que busca  nuevas variedades y patrones que supongan una ventaja agronómica y/o de mercado. Se pretende mejorar el periodo de maduración, así como en la mejora en técnicas de cultivo, mediante el empleo de técnicas como el empleo de cubiertas vegetales, técnicas de cuajado en variedades poco productivas. Otra linea de trabajo es el acolchado con malla negra (anteriormente mencionado) y técnicas que permitan la reducción de las aplicaciones de insecticidas respetando la filosofía de “residuos cero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Accede a tu cuenta